7ma Compañía de Bomberos Bomba
7ma Compañía de Bomberos Bomba

Historia Séptima Compañía de Bomberos

Un grupo de personas visionarias dieron la idea de la creación de la Séptima Compañía de Bomberos en la ciudad de Punta Arenas. Durante los primeros tres años de su fundación costo lograr el reconocimiento oficial de parte del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas. 

La naciente Séptima fundada el 28 de Septiembre de 1950, se inserta en la historia bomberil del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, el cual nació a la vida ciudadana un 14 de Junio de 1889, en un cuerpo con una sola compañía y que a través del tiempo habría de constituirse en una institución que agrupa en su seno a ocho compañías hermanas, tres de ellas fundadas por prestigiosas colonias extranjeras, con una amplia gama de voluntarios activos, pasivos y abanderados, es una escuela de civismo en la que se forjan voluntades, donde se practican en forma amplia el compañerismo y la amistad, tan necesario en las latitudes de clima inhóspito. 

Las actividades bomberiles nacieron en esta zona luego del violento incendio de una noche ventosa del mes de noviembre de 1887, cuando el edificio de la Gobernación Civil fue presa de las llamas. Don Rómulo Correa, Don Lautaro Navarro Avaria, Don Juan Bautista Contardi Gastaldi, Don Bolivar Espinoza, Don Juan Blanchard, Don José Menéndez, Don Moritz Braun, Don Emilio Blaya, Don Félix Córdova, Don Santiago Diaz, Don Alberto Barra, Don Celestino Menendez, Don Harry Rottemburg entre otros, se reunieron el día 11 de Junio de 1889 para acordar dar vida a una institución bomberil, destinada a salvaguardar la vida y los bienes de la población de Punta Arenas. 

Tres días mas tarde se realiza la primera Asamblea General, en la que se aprueban los estatutos y se establece como fecha oficial de su fundación, con la Compañía de carácter mixto (agua, hachas y escalas), que hoy se conoce como Primera Compañía de Bomberos “Bomba Magallanes”. 

Le siguieron la Bomba Chile, Bomba Alemania, Bomba Eslava, Bomba Francia y la Bomba de Salvataje Marítimo Sara Braun. 

Así se llega al año 1950, en donde este grupo de personas visionarias funda la Séptima Compañía de Bomberos en pleno seno del Barrio Prat. 

Los primeros tiempos fueron duros, como ocurre siempre en los inicios bomberiles. A pesar de los buenos deseos del Cuerpo de Bomberos en General, no fue bien mirada la creación de una nueva compañía en el barrio porque eso era sinónimo de problemas económicos para el Directorio General de turno. Bien es sabido para los que entienden del rodaje bomberil, que no se trata de fundar bombas, sino que deben estar aseguradas y financiadas, porque en caso contrario los Cuerpos de Bomberos deben arbitrar las medidas económicas en desmedro de las instituciones vigentes. Lo que significa que la existencia de una nueva compañía debe autorizarse solo en caso de que se justifique plenamente, y esto es lo que ocurrió con la Séptima. Más aun, que sus dirigentes y voluntarios demostraron que eran capaces de llevarla por senderos seguros y en pocos años premunieron de cuartel propio, de buen material de trabajo y aseguraron un grupo de voluntarios que hoy día es prestigio de la institución. 

El populoso Barrio Arturo Prat, que durante largos años vivió inquieto, durante las ventosas noches magallánicas, por temor a los incendios, vive ahora mas tranquilo gracias a su Séptima Compañía, que siempre